Nunca hay una garantía de que las cosas vayan a salir bien.

Ni en la vida, ni en los negocios.

Tener claros los objetivos y las prioridades hará que todo sea más fácil, pero alcanzar el éxito…, eso es mucho más complicado.

Fracasar significa que lo has intentado, que has fallado y que has aprendido.

Coge las riendas de tu vida y no dependas de nadie.

No esperes a que alguien venga y te diga: “te elijo”.

Experimenta, falla y levántate rápido.

Eso es emprender.

No escuches el ruido de quién te dice que no lo vas a conseguir.

Ignora las recomendaciones que no aporten ningún valor a tu idea.

Olvídate de los consejos no solicitados.

Cuando tomas la decisión de emprender, de lanzar tu idea al mercado, de abrir un negocio…, es imposible saber lo que va a ocurrir.

Puedes hacer un estudio de mercado, analizar los pros y los contras, pero eso nunca te va a asegurar nada.

En 2009 fundé una pequeña agencia de diseño.

Hice todo aquello que se suponía que tenía que hacer antes de abrir las puertas de aquel pequeño local en el centro de la ciudad: análisis de mercado, competencia, clientes, servicios…

Durante un tiempo la cosa funcionó bastante bien, pero después de 5 años decidí separarme del que era mi socio en aquel momento. El motivo, uno muy común, éramos dos personas haciendo lo mismo, no nos complementábamos, teníamos objetivos diferentes y la situación se descontroló.

Supongo que por higiene mental y pérdidas innecesarias de energía me obligué a mi mismo a cerrar aquel capítulo de mi vida.

No fue nada fácil.

Estaba renunciando a mi proyecto, a todo aquello en lo que había depositado mis ilusiones, mis esfuerzos y una gran cantidad de dinero.

Tardé algún tiempo en darme cuenta de que más que un fracaso, aquella experiencia había sido un maravilloso proceso de aprendizaje que me enseñó a valorar las cosas realmente importantes: pasar más tiempo con las personas que quiero, trabajar mi marca personal, participar en nuevos proyectos, formarme cada día para ser mejor profesional, ayudar a otros a conseguir sus objetivos…

Cómo suele decirse, “querer es poder”, muchas veces somos nosotros quienes nos ponemos límite a las cosas, algo que al final nos impide avanzar en nuestro camino.

Pensar en emprender como sinónimo únicamente de montar un negocio, es un error.

Personalmente creo que emprender es algo más, es una actitud, una filosofía de vida que nos permite crecer personal y profesionalmente haciendo aquello que deseamos y nos hace realmente felices.

¿Qué opinas tú?

MUY IMORTANTE

Responsable: Enrique García Fernández. Finalidad: Responder al mensaje que me envías desde este formulario. Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo. Destinatarios: Tus datos se encuentran alojados de forma segura en los servidores de Aruba S.p.A (mi proveedor de hosting) dentro de la UE. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en kike@kikegarcia.com

Mil gracias por tu valoración de 5 estrellas, tus mensajes y por compartir mis artículos en tus redes sociales. ¡Nos leemos el lunes!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…